La alegoría | Itaca Escuela de Escritura

La alegoría

Escritura Creativa. La alegoría. Semblanzas.

Poco queda ya por decir de Cien años de soledad. Maravillosa cosmogonía; retablo nostálgico del desamparo; novela total; libro de las revelaciones en el que la diégesis alcanza, en vivo y en directo, a la profecía; representación de los principios y trámites de la historia universal; perseverancia del círculo; repiqueteo incestuoso. La conversación segregada por la obra de Gabriel García Márquez es tan secular como la odisea de la estirpe Buendía. Entre toda esa espesura de Aurelianos y Arcadios, sobresale la impertérrita figura de Úrsula Iguarán, presente desde el mismísimo preámbulo histórico hasta el acabamiento macondiano.

Escritura Creativa. La alegoría. Aparejo: consejos prácticos y ejercicios.

¿Qué diferencia hay, entonces, entre un relato alegórico y otro que no lo es? La alegoría pretende ofrecer una correlación entre una determinada concepción del mundo y aquellas imágenes que puedan representar dicha concepción, de manera que esas imágenes, si bien concretas e individualizadas, representen conceptos universales.

Escritura Creativa. La alegoría. Atlas de textos.

Quizá en la historia de los hombres no exista texto alegórico más digno de significación que aquel, escrito allá en el s. XIV, llamado La divina comedia de Dante. Cien cantos, divididos en tres grupos de treinta y tres, más un canto introductorio, escritos en tercetos encadenados, terza rima, (tercetos rimados entre sí con el siguiente esquema: ABA/BCB/CDC, formados por endecasílabos) de los que se sirviera nuestro Andrés Fernández de Andrada tres siglos después, para la composición de su Epístola moral a Fabio...