Escritura Creativa. El personaje. Semblanzas. | Itaca Escuela de Escritura

Escritura Creativa. El personaje. Semblanzas.

Ítaca Escuela de Escritura. El personaje.

IV - SEMBLANZAS: VLADÍMIR VLADÍMIROVICH MAYAKOVSKI

 

Vladimir Vladimirovich MayakovskiEse que ahí veis, orejas de soplillo, corte de pelo de acería georgiana y rostro descomunal, fue un poeta que dio bofetadas al gusto del público1 , no un hombre sino una nube en pantalones, que caminó sobre las mujeres gastadas como un refrán2 . Reconozco mi debilidad por los poetas suicidas, depositarios de todos los actos de libertad, incluido el hecho de decidir cómo cuándo acabar su vida, y Mayakovski lo hizo con una bala que encontrará el orificio de tu corazón3.

Volodia, como se le conocía, fue un poeta punk antes del punk, el primer poeta del XX en utilizar la propaganda para la difusión de ideas políticas (fundó en 1923 junto con Ródchenko la agencia Mayakovski-Ródchenko Advertising-Constructor), creó la revista LEF (Levy Front Iskusstv o Frente de Izquierda de las Artes), fue libreamante (formó junto a Osip Brik, su amigo íntimo y Lilí Brik, la mujer de éste, un apasionado y tierno triángulo amoroso), murió joven (con 37 años), hizo un cadáver bien parecido (esto es, que se le parecía a él).

Mayakovski fue futurista, bolchevique antes de la Revolución de Octubre (miembro del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia), hábil conferenciante y lector de su poesía (recorrió Europa entera y EEUU y México entre los años 1922 al 25), autor teatral (Misterio Bufo, La chinche, Casa de baños…), codirector, actor y guionista de cine (Atrapada por la película, La señorita y el gamberro, donde interpreta el papel, cómo no, de gamberro). Por último, disidente del burocrático estado soviético y de su asociación de artistas proletarios, la Rapp (que le acusó desde Pravda de ser «enemigo de la clase obrera soviética»).

El 14 de abril se cumplen 89 años de su suicidio en Moscú, en el viejo calendario se corresponde con el 1 de abril ruso (el día de las bromas) y cuando se difundió la noticia de su muerte muchos pensaron en una provocadora broma del artista. Sin embargo, su carta de despedida no deja lugar a dudas:

«De mi muerte, no se culpe a nadie. Y, por favor, nada de murmuraciones. Al difunto le molestaban enormemente. Mamá, hermanas, camaradas, perdonadme. No es un método (no se lo aconsejo a nadie). pero no tengo alternativa. Lilí, ámame. Camarada gobierno: mi familia se compone de Lilí Brik, mi madre, mis hermanas y Verónica Vitoldóvna Polónskaia. Si les haces la vida llevadera, gracias. Envíen los versos sin terminar a los Brik. Ellos sabrán descifrarlos. Como se dice: el “incidente” ha terminado. La barca del amor se estrelló contra la vulgaridad. Estoy en paz con la vida. Es inútil recordar dolores, desgracias y ofensas mutuas. Buena suerte. Vladimir Mayakovski, 12-IV-1930».

(Tierna ironía el que encomendase al camarada estado, nada menos que a Iósif Stalin, que por aquella época ya andaba repartiendo relojes radiactivos, la protección de sus seres queridos, incluida a su penúltima amante, la actriz Verónica Polónskaia. La última de todas, la bailarina Tatiana Jakovleva, se había casado unos meses antes con un vizconde…).

Para todo aquel que quiera adentrarse en el mundo de ese poeta, que, según Lilí Brik, «en el fondo de su alma seguía siendo un niño insaciable», recomiendo la lectura de la magnífica novela de Juan Bonilla Prohibido entrar sin pantalones (Seix Barral, 2013), donde quizá encontremos «un remedio para que no vuelva a suicidarse Mayakovski», como solicitó a las altas potestades del materialismo histórico y dialéctico el mexicano José Revueltas.

…y el hombre, invisible en las tinieblas del bosque

se estremeció como una hoja caída

y gritó: ¡qué ha hecho por ti tu amado, qué ha hecho tu amado por ti?

-

¡Resucitadme, aunque sólo sea,

porque soy poeta

y esperaba el futuro,

luchando contra las mezquindades de la vida cotidiana!

¡Resucitadme,

aunque solo sea por esto!

¡Resucitadme,

quiero acabar de vivir lo mío,

mi vida.

La vida

es espléndida.

Y vivir,

es espléndido.

Y en nuestra hirviente

jornada combative

más todavía.

Se vive bien

en el país de los soviets.

Se puede vivir

y trabajar a gusto.

Pero

–por desgracia–

no tenemos muchos poetas.

En esta vida

morir es fácil.

Vivir

es mucho más difícil.

 

© José Antonio Rodríguez Alva


1 Hace referencia al manifiesto futurista «La bofetada al gusto del público», que publicó en 1912 junto a David Burliuk y Velimir Jlénikov.

2 Fragmentos del poema de Mayakovski «La nube en pantalones» de 1915.

3 Verso perteneciente a un poema inédito del autor de este artículo dedicado al poeta ruso.