Crimen y castigo, de Dostoievski | Itaca Escuela de Escritura

Crimen y castigo, de Dostoievski

  • La profundidad psicológica del protagonista.
  • La novela como documento histórico.
  • El enfoque narrativo.
  • Trama y subtramas.
  • El tiempo.
  • El papel de lo onírico.
  • Los temas principales.

Profundidad psicológica e histórica

Crimen y castigo es un magnífico ejemplo de novela inmortal, y su innegable trascendencia se apoya sobre todo en dos aspectos:

- la profundidad psicológica con que se nos presenta la evolución interior del protagonista, Raskolnikov (asistimos a esta paso a paso, en sus altibajos, en sus contradicciones, en sus afirmaciones, dudas y exaltaciones, en su humanísima desesperación cruzada de esperanzas irrenunciables…);

- su carácter de documento histórico, que expresa inmejorablemente las luchas políticas de la Rusia de aquellos años (previos a la Revolución), así como los postulados filosóficos en que se apoyan las distintas ideologías. El nihilismo del protagonista se matiza y se mezcla con las ideas del autor de la obra, y expresa magníficamente la intensa actividad social de su tiempo.

Voces de la novela

El narrador es omnisciente puro, al más clásico estilo de las novelas decimonónicas. La voz narrativa omnisciente se centra sobre todo en el protagonista, Raskolnikov, y a él se pega para expresar sus vicisitudes y vaivenes, sus dudas y sus cambios, a lo largo de toda la novela. No se limita a esto, en cualquier caso: cambia de foco en numerosas ocasiones para darlos de primera mano las distintas visiones del mundo en las que esta mirada omnisciente es capaz de entrar, en cada caso con sus matices.

Las subtramas

Son muchas las historias que se suman para construir la novela: como la vida misma, esta obra genial es compendio de muy distintas historias que se entrelazan y que se desarrollan a través de distintas subtramas que van a sumarse a la trama principal para encajar con esa complejidad de voces y de miradas.

El manejo del tiempo

Se dan en la novela numerosos saltos temporales que contribuyen a subrayar su significado. Contrastan las enormes elipsis temporales con los fragmentos en que se cuenta, detalle a detalle, con gran morosidad, la evolución íntima (e incluso el paulatino autodescubrimiento) de las ideas del protagonista. También hay anticipaciones temporales que añaden tensión dramática a la historia.

La muerte y la libertad

Son numerosos los temas que se tratan, inevitablemente, en una novela de tal extensión y calado. Aunque podríamos decir que los dos temas esenciales son:

- la muerte, que se encuentra tratada en todas sus formas, con todos sus matices, desde el suicidio a la muerte en vida (la apatía total), pasando por el tema más obvio del asesinato);

- la libertad: el libre albedrío, el papel del azar en la vida, la conquista del poder, la toma de decisiones que son enteramente personales e implican una elección libre, desprovista incluso de condicionamientos morales que son externos (que a menudo no son el resultado de las propias convicciones).

Elementos oníricos

Los sueños, los deseos, todo aquello que forma parte del protagonista, lo que compone su lado más oscuro y más complejo, adquiere una importancia excepcional en la obra de Dostoievski. Por eso buena parte de Crimen y castigo la componen fragmentos oníricos, atmósferas kafkianas extrañamente intensas (en algunas novelas de Kafka encontramos fragmentos que nos recuerdan mucho a esta obra de su antecesor).